Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen

Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

“Si, el Corazón de Jesús es mi corazón.Y en el amor de ese Corazón quiero amar a mí salvador y a su amadísima Madre: amarlos con vigor, con fervor, con ternu- ra exclusiva y eternamente. No quiero amar sino lo que ellos aman. ”

(O.C.XII,163)

 Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

¡La Llena de Gracia!

María,el primer sagrario de Jesús

¿Quieres saber cómo es llena de gracia antes de la en- carnación del Hijo de Dios en ella? Considera dos ver- dades enseñadas por varios ilustres doctores.

La primera es que está llena de gracia tan eminente, en el momento de su Concepción Inmaculada, que, según el sentir de varios teólogos muy señalados, sobrepasa desde entonces la gracia del primero de los serafines y del más eminente de todos los santos, considerada in- cluso en su última perfección.

La segunda verdad es que esta divina Virgen jamás per- manecía ociosa. Estaba siempre dedicada a Dios y en ejercicio continuo de amor a su divina Majestad. Y por- que lo amaba con todo su Corazón, con toda su alma, con todas sus fuerzas y según toda la extensión de la gracia que había en ella, esa gracia se duplicaba en su alma, si no de instante en instante, al menos de hora en hora, y quizás más a menudo. De modo que había lle- gado a un grado de gracia inconcebible e indecible, cuando el arcángel san Gabriel la saludó como llena de gracia.

Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

Si, pues, esta Virgen muy bendita fue llena de gracia antes de concebir en sí al Hijo de Dios, ¿cuál fue la abundancia y la plenitud de gracias que el Espíritu San- to derramó en su Corazón y en su seno virginal para hacerla digna de que naciera en ella aquel que el Padre eterno produce antes de todos los siglos en su seno ad- mirable?

Es la gracia de ser la verdadera Madre del mismo Hijo del cual él es el Padre. Ciertamente la dignidad de Ma- dre de Dios, por ser infinita, la gracia otorgada a esta Virgen divina para hacerla digna de disponerse a dar el ser y la vida a un Dios, debe ser debe ser también, en cierto modo, infinita. Santo Tomás asegura que es pro- porcionada a esa dignidad muy sublime.

Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

Si es portento grande ser Madre de Dios y formar, de su propia sustancia, al Hijo de Dios en las entrañas, ¿será posible imaginar en una pura criatura algo mayor que llevarlo, conservarlo y hacerlo vivir con su sangre virginal, por espacio de nueve meses, en esas mismas entrañas? ¿Y qué abundancia de gracias derrama el Espíritu Santo en su Corazón para hacerla digna de conti- nuar así el oficio de Madre, de tal Madre, y para tal Hi- jo? ¿Quién podrá comprender lo que este adorable Hi- jo, infinitamente rico, infinitamente generoso e infini- tamente agradecido devuelve a aquella de quien recibe continuamente, durante nueve meses, un nuevo ser y una nueva vida, vida infinitamente más preciosa, que todas las vidas de los hombres y de los ángeles?

Y además todas las adoraciones, todo el amor y todas las alabanzas que ella le tributa sin cesar mientras que él permanece en sus benditas entrañas. ¿Si tú das un reino, Jesús mío, a quien dé un vaso de agua a un pobre por amor tuyo, qué dones y tesoros, qué gracias derra- mas de continuo en el Corazón de tu divina Madre, tú que eres fuente inagotable de bendiciones? No tienes deseo mayor que comunicarlas y tanto más que no en- cuentras nada en ese Corazón purísimo que te oponga algún impedimento.

San Juan Eudes (O. C.  VII, 429 - 430)

Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

“¡Gracias eternas te sean dadas, adorabi- lísima Trinidad, por todos los favores que has colmado a esta Virgen incomparable en su maravillosa Concepción!

 

Que el cielo y la tierra, los ángeles y los hombres y todas las criaturas te alaben y bendigan por ello eternamente! Me Gozo, amabilísima Madre, al verte toda pura, inmaculada y bella, toda santa y ad- mirable desde el primer paso de tu vida”.

 (O.C. V, 146)

 

 

 “Te contemplo, Jesús, viviendo y reinando en tu santa madre. ¡Jesús, Hijo único de Dios e hijo único de María! Te contemplo y adoro viviendo en tu santa madre”.

SanJuanEudes (O.C. I, 432)

Inmaculada concepcion de la Santiisima Virgen

Director:

P.ÁlvaroDuarteTorresCJMDiseñoy compilación:

JorgeLuisBaquero- Hermes Flórez Pérez

Sitios Relacionados

  • San Juan Eudes
    Juan Eudes
  • Seminario Valmaria
    Valmaría
  • Pastoral Vocacional
    Pastoral Vocacional
  • Parroquia San Juan Eudes Bucaramanga
    Parroquia Bucaramanga
  • Eudistas Ecuador
    Eudistas Ecuador
  • Eudistas Brasil
    Eudistas Brasil
  • Blog Parroquia San Juan Eudes
    Paroquia Sao Joao Eudes
  • Eudistas Filipinas
    Eudistas Filipinas
  • Aciprensa
    Aciprensa
  • El Vaticano
    Vatican
  • Celam
    Celam
  • Lectionautas
    Lectionautas