Tour 360°

Recorra las diferentes áreas del seminario Valmaría. Utilice el mouse haciendo clic sostenido sobre la imagen  arrástrelo en todas las direcciones  para poder visualizar toda la zona.

Vista a Valmaría

Emperezaremos en la entrada haciendo una pequeña presentación de la congregación de Jesús y María, luego haremos la invitación a recorrer el seminario para conocer esta casa ; donde se más que un seminario es una escuela de santidad.

Entrada:

  • CALLE 119 Al borde del camino que antaño conducía del plácido y sabanero pueblo de Usaquén a la Calera y a Choachí los Eudistas levantaron hace poco más de cincuenta años, entre 1942 y 1954, su seminario mayor.
  • FRENTE A LA PUERTA DE LA ENTRADA: Lo llamaron Valmaria en recuerdo del sitio donde se levanta el santuario mariano de la Recouvrance en Francia. Allí peregrinaron Isaac Eudes y Marta Corbin a pedir la gracia de un hijo. Este hijo llegó y se llamó Juan Eudes. El sitio se llama aun hoy LE VAL MARIE.
  • MARIA Nos recibe la imagen de María que sostiene en sus brazos a Jesús en gesto de ofrecimiento y entrega.
  • PUERTA Pasamos la puerta ancha, espaciosa, acogedora y de paso saludamos las imágenes de Jesús y María en el escudo de la Congregación. Ellos son al decir de San Juan Eudes un solo corazón.
  • LOCUTORIOS A la entrada de Valmaría se encuentran los locutorios la sala Juana Jugan es la sala de los fundadores: San Juan Eudes, Santa María Eufrasia, hija preclara de Juan Eudes, Juana Jugan, humilde hija de la sociedad del corazón de la Madre Admirable. Aquí igualmente conservamos la memoria de los mártires Eudistas de la revolución francesa. Al frente la sala Bernardo Herrera Restrepo. Fue el Arzobispo de Bogotá de inolvidable memoria que abrió las puertas de la Iglesia de Bogotá a los Eudistas y les dio a perpetuidad la parroquia del entonces, 1914, pequeño y lejano pueblo de Usaquén.
  • LOS PASILLOS recordamos todas esas generaciones de Eudistas que aquí se han formaron, trabajaron y ayudaron a embellecer este espacio, como el padre P. Basset ,Mons. Eladio acosta, P. Bernardo Hurtado, P. García Herreros entre otros a los que se quiera hacer mención o dar algún dato curioso.
  • ESCALERA Queremos rendir homenaje al Hermano Coadjutor Alejo Gómez, Eudista. La mayor parte de la obra de carpintería de Valmaria: puertas, ventanas, pisos, son obra suya. Pacientemente, con inmenso amor, sin desfallecer hizo estas obras. El P. Basset apreciaba la solidez, sencillez, elegancia de esta escalera.
  • CELDA Pequeñas, recogidas, silenciosas invitan a la privacidad, a largas horas de esa “Soledad sonora” de que hablaba Juan de la Cruz. Austeras. Sin lujos y comodidades. Con una ventana grande que invita a contemplar el cielo de Dios y el mundo de los hombres.

Recorremos los pasillos hablando de los Eudistas que han pasado por estos pasillos, llegamos a la terraza para contemplar y hablar de la vista tan hermosa que esta nos ofrece, donde muchos nos hemos confesado ,orado, compartido momentos agradables con nuestros hermanos

Luego de dar la bienvenida a la casa pasamos a contar la historia de Valmaria en el San Benito.

  • SAN BENITO La historia de este seminario empieza aquí. Ante la negativa de los dueños del terreno de vender una parcela el Padre Basset sigilosamente enterró, siguiendo una vieja y popular costumbre, una medalla de San Benito. Pocos días después los mismos dueños llamaron al Padre para manifestarle que le vendían la parcela “Bendito sea San Benito que nos dio este terreno”

Recorreremos el lado oriental del seminario para conocer algunas de las imágenes que hay por el como el san José, la gruta de la virgen de Fátima también una virgen ala que le he oído el apodo de la virgen de la metralleta, tampoco podríamos dejar de recordar esas gradas en piedra que dan hacia la cruz de la resurrección.

Después de pasar por este lado llegaríamos a:

  • VIRGEN DEL 48 Monumento erigido en 1948 en el tercer centenario de la fiesta del Corazón de María. No es obra del escultor Arcila. Imagen maternal que desborda paz es un recuerdo de una fecha inolvidable.
  • OBSERVATORIO Ventana hacia el universo. Construido en 1954, albergó un potente telescopio a través del cual pudimos contemplar en noches serenas el firmamento, sentir la voz de Dios y quizás de hermanos desconocidos que nos llega desde el infinito
  • COSTADO OCCIDENTAL Se baña de sol en las tardes. La combinación bien lograda de ladrillo rosado y negro le da a Valmaria un toque particular. Las franjas blancas, horizontales y verticales rompen la monotonía de la construcción.
  • CAMPOS DE DEPORTE En el amplio terreno de Valmaria adquirido en 1941 a los herederos de don Pepe Sierra, donde antes hubo cultivos de agricultura, hoy se localizan los campos de deporte. Mens sana in corpore sano, una mente sana se alberga en un cuerpo sano, aprendimos de los antiguos latinos. Y hoy lo vivimos como medio de cimentar la fraternidad.

En el costado occidental del seminario en la parte de los campos del deporte hay unas fuentes que ya no se están usando pero aparentemente tienen algunos años. Se podría decir algo de estas fuentes también o como llegaron allí.

Ya habiendo recorrido los exteriores del seminario entramos al :

  • PATIO DE LAS PALMAS En 1954 se construyó este segundo patio. Lo llamamos el patio de las palmas. Fueron sembradas en 1956 por el P. Higinio Lopera, entonces seminarista. Ellas han sido testigos del discurrir de muchos Eudistas. Dedicado en otro tiempo al estudio, hoy es espacio para la recreación y el compartir en comunidad. La fuente recibe el agua que mana a pocos metros de la casa
  • PATIO CUBIERTO Los arcos son característicos de Valmaria. Los encontramos por doquier y en diversas formas y estilos. Arcos de medios punto, exaltados y rebajados, de tranquil y de crucero; es una verdadera danza de arcos.

Después de estar en estos patios entramos para dirigirnos a:

  • LA VIRGEN DE LA ESCALERA Nuestra señora del silencio la llamó el artista Gustavo Arcila. Imagen delicada, con los ojos cerrados, sumida en el silencio contemplativo. Es la María que guardaba en el corazón todos aquellos misterios.

Luego de conocer esta imagen nos dirigimos al:

  • SALÓN ROSADO Ingresamos de nuevo al edificio, a la sala Félix Ruiz, así bautizada en memoria de un Eudista héroe. Es el salón rosado. El P. Basset lo edificó con aire de capilla y se dedicó a sala de comunidad allí se verifican las reuniones de reflexión Eudista: conferencias, retiros, encuentros comunitarios.

Después de conocer el salón rosado y lo que hay en este lugar nos dirigimos a:

  • BIBLIOTECA EUDISTA Este recinto recoge la literatura Eudista: las obras de San Juan Eudes, las biografías de San Juan Eudes, los Anales, y las Flores, los estudios sobre la escuela francesa, sobre la espiritualidad Eudista, la historia de la Congregación, las revistas que han guardado el acontecer de nuestros días. Lugar destacado ocupan las obras completas del cardenal de Bérulle en edición de 1657. Un ejemplar como este debió tener entre sus libros el P. Eudes.

Por ultimo nos dirigiremos al último lugar de la parte superior del seminario:

  • COMEDOR El comedor es una sala amplia, elegante, acogedora. Fue ideada para reunir no sólo a los habitantes de Valmaria, sino a los Eudistas que laboran fuera, a los amigos y familiares. Es la gran sala de la familia.
  • CENA Toda comida es un compartir fraterno en la fe y la caridad. Es un ágape. Por eso Jesús que comparte con sus discípulos la última cena preside este comedor.
  • COMEDOR AUXILIAR En el centro la mesa familiar recuerdo y homenaje a otro hermano coadjutor: Antonio Jaramillo. Carpintero, ebanista, artista nos dejó como fruto de su valioso trabajo esta mesa amplia y acogedora además de muchas otras obras.
  • CENA Merli, artista italiano, labró a mano en porcelana este grupo de la última cena. Lo regaló Enrique Vargas Ramírez al P. García Herreros y éste a Valmaria. Obra preciosa de finura exquisita, de detalles llamativos: Pedro que escucha atento a Juan en su confidencia; el rostro contrariado de Judas; el afán de todos por decirle a Jesús soy yo acaso, Maestro.

Luego de esto nos dirigiremos al primer piso en lo que ocurre esto se podría contar alguna anécdota o algún datos curioso que nos hubiera hecho falta resaltar.

Llegaremos a:

  • BIBLIOTECA La biblioteca del seminario comporta miles de libros. Aquí están los amigos de antaño y hogaño. Una biblioteca no es un depósito de papel que va envejeciendo. En ella viven, nos hablan, nos invitan al diálogo viejos amigos que se resisten a callar. Con ellos discutimos y ellos nos enriquecen. Es el templo silencioso del estudio, la reflexión, el saber.

Habiendo conocido la biblioteca nos dirigiremos al:

  • PATIO DEL CORAZON DE JESUS (ahora llamado Andrés Basset) La primera fase de Valmaria se construyó entre finales de 1942 y principios de 1943. El patio del Sagrado Corazón de Jesús está en el centro de la construcción. Espacio de silencio, de recogimiento, de trabajo, estudio y oración.
  • IMAGEN DEL CORAZON DE JESUS Juan Eudes es el Padre, Doctor y apóstol del culto a los Sagrados Corazones de Jesús y María. Vestido de sacerdote extiende sus brazos en gesto de bendición, protección y consagración.
  • TORRE La hermosa torre, evocadora de los campaniles medioevales, enhiesta y lanzada al cielo, nos invita a buscar ideales altos sin olvidar el suelo que pisamos.
  • VIRGEN DEL PATIO La segunda imagen de María. Las esculturas son obra del maestro Gustavo Arcila Uribe. Figura hermosa, estilizada, de graciosa sencillez nos ofrece a Jesús en gesto maternal.

Entraremos a la sacristía entraremos a la capilla

  • CAPILLA Entramos en la capilla, majestuoso templo en honor de Jesucristo, sumo y eterno sacerdote, corazón de la casa, recinto silencio, de solemnes y festivas celebraciones. Cuantos Eudistas han dejado aquí los secretos íntimos de sus vidas. Fue diseñada y dirigida por el Padre Eudista Andrés Basset. Trabajaron en ella obreros de Usaquén dirigidos inicialmente por el maestro de obra Nicolás Rojas, reemplazado luego por quien fue el principal artífice Merardo Barato. José Gabriel Jiménez fue el constructor de los arcos: de medio punto, exaltados, rebajados, por tranquil, de crucero, formeros… Carlos Julio Jiménez fue el encargado de comprar los materiales. Fue construida durante el año de 1943, en el tercer centenario de la fundación de la Congregación. Fue financiada íntegramente con limosnas generosas de Eudistas, sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas y muchos amigos y amigas de la Congregación.
  • EL CRISTOLa preside Cristo crucificado, vivo, que levanta sus ojos al Padre Dios y le hace entrega de su vida para la salvación del mundo: es el supremo acto sacerdotal de Cristo. Arriba el Padre de los cielos cruza su mirada con la del Hijo y en gesto acogedor abre sus brazos para recibir el sacrificio del hijo. Entre los dos el Espíritu Santo que los ata eternamente en el amor increado. La imagen de Cristo crucificado no lleva la corona. ¿Por qué? La corona es signo de realeza así sea de espinas. Y Cristo en la cruz, como sacerdote, es víctima, siervo. Mal le vendría una corona así sea de espinas.
  • EL ORDEN SACERDOTALA los lados del Cristo, en bajo relieve, el orden sacerdotal: el obispo, el presbítero, el diácono, el subdiácono, el acólito, el exorcista, el lector y el ostiario. Vueltos todos hacia el Cristo sacerdote de cuyo sacerdocio participa.
  • ARCO TORALEn el arco toral imágenes de sacerdotes: de izquierda a derecha los beatos Ancel, Pottier, Francisco Luis Hebert, Eudistas. Santo Tomás de Aquino, San Juan Crisóstomo, San Agustín, Padres de la Iglesia oriental y occidental. San Luis Beltrán, Patrono de Colombia. Los Beatos Lefranc y Beraud de Perou. Finalmente el Padre Gaillard, primer Eudista que pisó tierra americana para morir mártir en la Guayana Francesa. En las fases del arco San Pedro apóstol y san Pablo, apóstol de los gentiles. Todos, sacerdotes insignes partícipes del sacerdocio de Cristo.
  • CORAZÓN DE JESUSOcupa puesto de honor en la capilla. No podía faltar siendo San Juan Eudes, teólogo del culto y de la significación del corazón de Jesús en la vida del a Iglesia. Estatua majestuosa, abre el corazón y lo muestra al hombre: es el Amor de Dios incansable, misericordioso y tierno.
  • CORAZON DE MARIAImagen hierática de María que abre su Corazón de Madre a la Iglesia. San Juan Eudes fue el cantor de las glorias de este Corazón.
  • CRUCERO En la bóveda central el Espíritu Santo que derrama la gracia sobre al comunidad reunida a través de los sacramentos y de los dones del Espíritu Santo. Entre los sacramentos ocupa puesto central el Bautismo. Los hermosos vitrales, viejos ya de más de 50 años, conservan su color y esplendor primitivos.
  • VIACRUCIS Obra del maestro Arcila sobre dibujos del padre Rochereau. Sobrio dos figuras en cada estación: Pilato y Jesús: el misterio de Jesús, el Cristo, la cruz amorosamente recibida, la primera caída bajo el látigo inclemente del verdugo, el encuentro inevitable con la Madre, Simón de Cirene, perpetua invitación a llevar la cruz, Cristo se enjuga el rostro y entrega a Verónica su imagen, la segunda caída bajo la mirada indiferente de un testigo, la tercera caída con la ayuda compasiva del soldado. Detengámonos en la XII estación: María, discretamente vestida de atuendo sacerdotal, levanta sus brazos y ofrece al Padre el sacrificio del Hijo.
  • CRUCES El 5 de octubre de 1947 la capilla fue consagrada en imponente y larga ceremonia de toda una mañana presidida por el obispo Eudista Luis Pérez Hernández. En memoria de ello las doce cruces ungidas que debían ser iluminadas en cada aniversario de la consagración.
  • LOS PATRONOSEn la pared del fondo los patronos de las ciencias eclesiásticas: Juan de la Cruz, de la teología mística, Roberto Belarmino, el martillo de los herejes. En el centro el gran San Jerónimo, maestro en las Sagradas Escrituras, según óleo del pintor Santiago Martínez Delgado. San Alfonso María de Ligorio, para la teología moral; San Raimundo de Peñafor, para el derecho canónico.
  • SAN JOSÉEl esposo fiel y silencioso, el de los secretos santos con Jesús niño en sus brazos en gesto de ofrecimiento. Queremos rendir homenaje al maestro Gustavo Arcila, escultor autor de todas las imágenes de la capilla y de la casa de Valmaria. Para la imagen del niño que sostiene San José se sirvió, como modelo de uno de sus hijos pequeños. Ese niño de entonces es hoy el sacerdote Jorge Arcila, Capuchino.
  • EL ORGANOEn 1956 el Padre Eudista Camilo Macías, superior provincial d entonces, dotó la capilla de Valmaria de un precioso órgano. Fue construido por el maestro alemán Oscar Bender. El maestro Oriol Rangel lo inauguró con un inolvidable concierto.
  • RELIQUIA DE SAN JUAN EUDES En 1946 el entonces Padre general Francisco Lebesconte trajo a Valmaría una reliquia insigne de San Juan Eudes, una falange. Juan Eudes decía que las reliquias de los santos son parte del cuerpo místico de Cristo. Mano de San Juan Eudes que bautizó, perdonó, consagró, bendijo, escribió. Es para nosotros invitación a ser como El pastores según el corazón de Dios.
  • TUMBA DEL PADRE HAMON La capilla de Valmaria guarda con veneración el recuerdo amable del P. Teodoro Hamon, primer Eudista que llegó a Colombia en 1883. Sus restos nos acompañan y nos atan a una pasado de sacrificio, de austeridad y pobreza, de entrega a la obra de formar sacerdotes.
  • ORATORIO A raíz de la reforma litúrgica postconciliar se organizó un pequeño oratorio para el Santísimo Sacramento en la antigua espaciosa sacristía. El mismo P. Basset lo diseño y lo dirigió. En un recinto orante, silencioso, de luz tamizada. Allí se reúne a diario la comunidad para la oración común. Aquí cada uno se encuentra en la intimidad de la oración con el Señor que invita y acoge.

Luego nos trasladamos al cementerio

  • CEMENTERIO Estamos en el cementerio de Valmaria. A la sombra de la cruz reposan aquí, en espera del triunfo de la resurrección, muchos Eudistas que cumplieron ya su peregrinación terrena. Amaron, lucharon, sirvieron, trabajaron, sufrieron, vivieron la alegría de ser sacerdotes. Cada uno leva su gracia y su distinción: Le Nezet sociedad , el sabio, profesor de omni re scibili, de cuanto es posible a un humano conocer; Rochereau, eximio en todo: héroe, artista, misionero, santo; Fouyard, el asceta que trajo la congregación a Bogotá; Germán García, primicia del noviciado y del seminario; Hermes Ramírez, que acabó la jornada temprano en la mañana de la vida; el hermanito Casas, sencillo y marrullero, inolvidable; Próspero González, el lingüista de los Análisis; Hipólito Arías, el enamorado de la palabra de Dios. Todos habitantes hoy de la gloria eterna.
  • TUMBA DEL PADRE BASSET La tumba del P. Basset. Imposible no hablar expresamente de él al recorrer a Valmaría. De su corazón de sacerdote, de Eudista, de artista, brotó esta obra. En la soñó, la diseñó, la dirigió. Lo acompañaron humildes obreros de Usaquén capitaneados por el maestro albañil Pedro Barato. Aquí, en su querido Valmaria reposa y espera el P. Basset.

Por ultimo nos despediremos en la terraza:

  • PANORAMA Nos despedimos de Valmaria, hogar que llevamos con amor en el corazón. Contemplamos el cielo que lo cubre a veces despejado, espléndido, a veces gris y cargado de lluvias y tempestades. De todos modos cielo que nos protege y nos bendice.

Desde la pequeña azotea de Valmaria contemplamos el crepúsculo. Hermosos ocasos sabaneros en cuyo horizonte “naufraga todas las tardes el velero incendiado del sol”, como escribió alguna vez el P. Eudista Rafael García Herreros. Nos recuerda que toda vida es bella cuando la acompaña un luminoso y enrojecido crepúsculo. Quizás un día también Valmaria tendrá su ocaso. Pero habrá hecho historia fecunda en el servicio de Cristo y de su Iglesia. Será para desembocar en el regazo de Dios y hundirse, también ella, en misterio divino.

Sitios Relacionados

  • San Juan Eudes
    Juan Eudes
  • Seminario Valmaria
    Valmaría
  • Pastoral Vocacional
    Pastoral Vocacional
  • Parroquia San Juan Eudes Bucaramanga
    Parroquia Bucaramanga
  • Eudistas Ecuador
    Eudistas Ecuador
  • Eudistas Brasil
    Eudistas Brasil
  • Blog Parroquia San Juan Eudes
    Paroquia Sao Joao Eudes
  • Eudistas Filipinas
    Eudistas Filipinas
  • Aciprensa
    Aciprensa
  • El Vaticano
    Vatican
  • Celam
    Celam
  • Lectionautas
    Lectionautas