Santo

Iba a cumplir 79 años el primero de noviembre de 1.680, pero el 19 de agosto se le adelantó el cumpleaños en el cielo. Estaba enfermizo, cansado. Le pesaba la edad y todo lo que había hecho por el bien de los hombres. De manera especial, lo había afectado el viaje de regreso a Paris a la reconciliación con el rey. Evidentemente esos viajes largos y sin las comodidades modernas, causaban malestares en personas de la edad del padre Juan Eudes.

Muere rodeado de los suyos y pronunciando los nombres de Jesús y María. Todo el pueblo sintió profundamente la muerte de este hombre. Y no era para menos. Su cuerpo fue inhumado el 20 en la Iglesia del Seminario de Caen. 130 años después fue trasladado a la Iglesia de Nuestra Señora de la Gloriette. El cráneo v los dos fémures fueron donados a las Hijas de Nuestra Señora de la Caridad.

La Iglesia entera estaba orgullosa de este hijo suyo que dedicó su vida hasta el último momento a ayudar en la renovación del Pueblo de Dios. Y el 6 de Enero de 1.903 la madre Iglesia decreta la heroicidad de sus virtudes, el 29 de Abril de 1.909 beatífica a este siervo de Dios y el 31 de mayo de 1.925 lo eleva a los altares como a uno de los incomparables santos de Dios. Su estatua bella e imponente se encuentra majestuosa en las columnas de la Basílica de San Pedro.

La comunidad Eudista está feliz de contar con tan eximio fundador, y se siente retada a seguir tras las huellas de Jesús y Maria con el acento, el fervor, el dinamismo de Juan Eudes. Ojalá muchos jóvenes vengan a acompañarnos. Jóvenes con un proyecto claro en su vida y queriendo evangelizar y formar para la iglesia los mejores obreros del Evangelioen su historia.

Contáctenos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.