Fundador

Las predicaciones de Juan, su ejemplo, su palabra, su celo por la salvación de Los hombres, convirtieron a numerosas personas, pero en especial a mujeres depravadas. Con el deseo de hacer un seguimiento a estas convertidas e inspirado en el amor que Dios profesa por los grandes pecadores, se atrevió a fundar en 1.641, ayudado por la carismática María de Vallées, la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad. El objetivo era atender a estas mujeres despreciadas por la sociedad pero no por Dios.

De este árbol, se va a desprender una robusta rama, la comunidad de hermanas del Buen Pastor, fundada por una ilustre hija de Juan Eudes, Maria Eufrasia Pelletier, en 1.835, y que obviamente bebe de la espiritualidad eudista. Esta comunidad invade el mundo entero con el gran deseo de proseguir la obra y el espíritu de Juan Eudes.

Siendo superior del Oratorio de Caen, descubre el designio que Dios tiene para él de ser el fundador de una comunidad de presbíteros, dedicada a la renovación de la fe del Pueblo de Dios y a la formación de buenos obreros del Evangelio. El había experimentado podredumbre dentro de la Iglesia y dentro del orden de los presbíteros. Juan Eudes sentía que había que hacer algo por renovar a la Iglesia. Siente el apoyo del cardenal Richelieu, del Rey y de muchos particulares. Entonces el 25 de Marzo de 1.643 nace la pequeña Congregación de Jesús y Maria, llamada familiarmente, comunidad de los padres eudistas.

El 24 de Marzo de 1.643, Juan Eudes de 41 años, Simón Mannoury de 29, Pedro Jourdan de 35, Andrés Godefroy, Juan Fossey, fueron al santuario de la Virgen de la Delivrande, hicieron oración y penitencia, y el 25 de marzo día de la Anunciación y de la Encarnación, fundaron la Congregación de Jesús y María, conocida como padres eudistas. Pronto se les unió Ricardo Le Mesle de 35 años y Santiago Finel de 45. Esta naciente comunidad no tendrá votos, solo el compromiso bautismal y el de la caridad evangélica, la norma que da a su Congregación es la misma de Cristo, "la regla de las reglas es la caridad". El ideal es vivir con Cristo, para él, en él, y llega a tener todos un solo corazón con el Corazón de Jesús y María.

Pero Juan Eudes es también el fundador de la Sociedad de la Madre Admirable. En esta sociedad acoge a todas las personas piadosas que deseen santificarse en el mundo y servir a Dios y al prójimo, orar por los sacerdotes y ayudar a buscar y proteger a quienes se sientan llamados al presbiterado.


Contáctenos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.